Vistas a la página totales

lunes, 23 de octubre de 2017

EL PONCHO LOBUNO



I
Entre las prendas que quiero
tengo este poncho lobuno, 
modesto como ninguno
pero cuidao con esmero.
Como es un buen compañero
contra el frío endemoniao
va en mis espaldas doblao, 
y en días templados y secos
haciendo flamear los flecos
va acariciando al recao.
II
Hoy les quisiera decir
que allá, por mis buenos años, 
viviendo sin desengaños
lo tuve pa presumir.
Con él me sabía lucir
en fiestas de lo mejor, 
y hasta con agua de olor
lo he perfumao con respeto
porque me guarda un secreto
de aventuras de un amor.
III
Lo anduve conmigo en viaje
infinidá de ocasiones, 
y él, de los teros gritones
recibió un cordial mensaje.
Me ha visto cambiar pelaje
cuando tordillo quedé, 
y vió achicada mi fe
pues sin poderlo impedir
la juventú, sin sentir, 
ganó el campo y se me fue.
IV
Yo había ganao con mi ruano...
y justamente ese día
en la cancha los vendía
un morocho provinciano.
Un poncho a listas, liviano, 
tenía entre algunos más gruesos, 
pero de entre todos esos
en cuanto el ojo le eché
con el lobuno me alcé
por ciento catorce pesos.
V
Cuando recuerdo y lo miro
-cual si estuviera en acecho-
desde el fondo de mi pecho
siento brotar un suspiro.
Y si en un rimao me inspiro
con un bordoniar ligero,
le imito un trino al jilguero
porque me alcanza con uno
pa que mi poncho lobuno
sepa cuánto yo lo quiero.

sábado, 7 de octubre de 2017

NUEVE VERSOS A MI MADRE

Imagen ilustrativa

I Creo que era necesario que un verso te dedicara porque tu

presencia ampara mi mas sana devoción porque
tu llenas mi alma con cariño donde cuadre
porque tu como mi madre me llenas de inspiración.
II
Nueve meses me tuviste con amor dentro e tu vientre
y mantuviste por siempre de madre ese calor
quiso emplumar mis dos alas para así volar al viento
y en forma de agradecimiento nueve versos
III
Como un pocho en el nido siempre clame tu presencia
porque tu tienes la escencia de santa tranquilidad
y recorde que en la vida cual si fuera un reflejos

llevas siempre un consejo con grata sinceridad.
IV
No se explica en un cantar cual es el significado

ni en un verso improvisado lo hace a uno tan capaz
de mostrar los sentimientos se da cuenta uno enseguida
q en el correr d la vida la queremos mas y mas .
V
Madre no son cinco letras, madre es amor
y cariño es la ternura en el niño q bien le sabe inculcar

mirando hacia el futuro nos dea encaminados
y con paso agigantados aprendedor a caminar.
VI
Que bella es la concepcion el fruto de la pareja

porque a nada se asemeja lo que quiero explicar
no entiendo a esas mujeres unto a los hombres cautivos
sos presentan motivo para poder abortar,

VII
Todos pueden decidir y mandar sobre su vida
pero les dire enseguida con mucha sinceridad
qu lindo seria q u hijo como llave del destino
sea una luz en el camino y encuenten felicidad.

VIII
Por eso yo siento orgullo de ser tu hijo
con con mi padre prolijo cosecharon un cantor
que lleva el pecho la patria la guitarra
su in fluencia y cultiva inteligencia para ser un payador
. IX
Conlas coplas de mi canto y un verso le palpita
escucheme mi viejita algo le quiero contar
cierto q dios es testigo si es que me acompaña
la suerte hasta el día de mi muerte, siempre le voy a cantar. 


miércoles, 4 de octubre de 2017

ROBERTO AYRALA







Roberto Ayrala Nació 4 de octubre de 1922 en Ramallo,transcurriendo su vida en San Pedro. De joven fue vocalista en orquestas típicas y cantor de temas nativos, y un aficionado a la payada.
Mas de medio siglo de trayectoria, 4 discos editados y recordados contrapuntos con el Negro Juan José García y con el célebre oriental José Curbelo 
En los encuentros de payadores, donde era una presencia esperada, la gente le expresaba su admiración con aplausos muy deferentes y con pedidos de autógrafos. En este tiempo que le tocó vivir, con el arte payadoril en jaque por el olvido, el Abuelo Ayrala era un símbolo. Un lucido y tenaz sucesor de Betinoti , Ezeiza , y otras leyendas victoriosas sobre obstáculos, censuras e indiferencia. 
Según sus compañeros, que lo apodaron “el abuelo”, Roberto Ayrala era la delicadeza misma desgranando valsecitos, rancheras y milongas, y una voz serena pero segura en el contrapunto. 
A lo largo de su trayectoria como payador, Ayrala se había convertido en uno de los referentes históricos de ese arte en la Argentina y en otros países de América latina, donde muchas veces realizaba presentaciones.En algunas de sus frecuentes recorridas por peñas y reuniones folclóricas -siempre guitarra en mano- Ayrala compartió veladas con el payador uruguayo José Curbelo, que marcaron la historia de ese género musical. Hacia 1978, a partir de las actuaciones en el programa televisivo "Raíz y canto", conducido por Antonio Carrizo, Ayrala consolida con José Curbelo una pareja de payadores de fuerte penetración televisiva y notable éxito de público 
Juntos en Puerto Rico, en el año 1991 auspiciados por el Instituto de Cultura Puertorriqueño y el Centro de Estudios Antropológico de Argentina, realizan una gira que abarcó gran parte de la isla , en lo que se llamó," Encuentro Trova Boricua y Rioplatense." 
Roberto Ayrala murió a los 75 años el jueves 3 de abril de 1997 en la casa de su San Pedro natal, donde había quedado solo desde su reciente viudez.